Kids and advertising Helping Children Process What They See

Cómo ayudar a los niños a procesar lo que ven

Esta publicación es de la colaboradora habitual Kate Fairlie de pepinillos.

Nuestros hijos no ven mucha televisión comercial. Nos alejamos de él, no por los programas, sino por la publicidad. Mientras he hecho las paces con cómo se usa la televisión en nuestra familiaNo he hecho las paces con los mensajes que los anunciantes intentan vender a mis hijos, así que en su mayor parte prefiero evitarlo.

Pero sé que no puedo meter la cabeza en la arena para siempre. No importa cuánto restrinja la visualización de televisión de mis hijos a un puñado de estaciones comerciales gratuitas, sé que seguirán en contacto con la publicidad. La publicidad está en todas partes estos días (¡incluso en mi blog!) y mis hijos necesitan aprender a ser consumidores críticos.

Fue un catálogo de venta de juguetes lo que inició nuestra conversación sobre publicidad.

Mis hijas estaban cumpliendo seis años y estaban rastreando el correo basura haciendo listas de lo que querían para su cumpleaños. Tenían el ojo puesto en un juego, un juego que pensé que se quedaría sin usar en el armario después del primer día, pero un juego que ambos estaban desesperados por tener.

“¿De verdad quieres ese juego? » Les pregunte…. Enumerar todas las razones por las que no pensé que fuera una buena idea.
“Ay, pero mamá…. ¡Es tan genial! ¡Mira la foto!”
«Y mamá, mira, está en especial, y dicen que es ‘el mejor juego para niñas de 5 a 9 años, ¡somos nosotras!»

Tuve la tentación de decir simplemente un no rotundo, pero en un raro momento de cordura como padre, decidí discutirlo en su lugar.

Hablar con los niños sobre la publicidad
Hablamos sobre cómo la publicidad en los catálogos está ahí para que desee comprar cosas, incluso si en realidad no necesita o no quiere comprar nada. Hablamos sobre cómo los anunciantes a veces hacen que un producto luzca o suene mejor de lo que realmente es para que usted quiera comprarlo. Hablamos sobre el tipo de cosas que usan para atraerlo, como decirle que está ‘en oferta’ aunque en realidad cueste mucho dinero.

Hablamos sobre cómo ninguna de esas cosas significaba que este juego era realmente malo, sino que necesitabas pensarlo muy detenidamente antes de comprar cosas y no apresurarte en función de lo que lees en un catálogo, o escuchas/ves en un anuncio.

No tenía muchas esperanzas de haber asimilado lo que dije, pero unos días después las chicas llegaron a casa y me dijeron que le habían preguntado a una amiga que tenía ese juego cómo era… «Ella dijo que se rompió y no estaba No es muy divertido… ya no lo queremos, el catálogo de juguetes estaba mal.”

¡Puede que haya hecho un pequeño puñetazo secreto en ese mismo momento!

No solo evité que otro juguete molesto entrara a nuestra casa, sino que mis hijas se habían ido, pensaron críticamente sobre el producto, decidieron obtener la opinión de una persona real y tomaron su propia decisión. Eso es bastante trascendental.

Siento que es importante enseñar a mis hijos a identificar los anuncios, a pensar y discutir los mensajes que nos envían ya buscar más información. Y la mejor manera en que puedo hacerlo es simplemente hablando de ello. Yo sugeriría;

  • Señalar los comerciales cuando los ve en la vida cotidiana, especialmente aquellos que pueden no ser tan obvios.
  • Hablar juntos sobre el hecho de que los anuncios a menudo se basan en opiniones y no en hechos, no siempre contienen toda la información y, a veces, pueden ser engañosos.
  • Discuta con los comerciales de televisión: diga en voz alta por qué cree que son ridículos, que no son del todo ciertos o que no contienen los valores que desea fomentar en su familia. Pregúnteles a sus hijos de qué creen que se tratan los anuncios, cómo los hacen sentir y si creen que la información es relevante o correcta.

La publicidad es tan omnipresente en nuestra sociedad y puede tener un efecto profundo en nuestras vidas. Enseñar a los niños a pensar críticamente sobre la publicidad es una habilidad importante para la vida que también se traduce bien en otras áreas de la vida. Les enseña a evaluar la información y les ayuda a tomar decisiones más informadas, y no solo cuando se trata de comprar juguetes.

¿Piensas preocuparte por la cantidad de publicidad a la que están expuestos tus hijos? ¿Cómo ayudas a tus hijos a entender la publicidad?

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.